Wednesday, November 15, 2006

EL GRAN INVENTO DE DIOS

Autor: (adaptación)

Actores: Narrador, Narradora, 4 ángeles, Arcangel Gabriel, María, José, Isabel, Satanás, Satanon, Satanina, Santi, Bernarda, Isidra, Flora, Gila, Nestor, Sara, Luisa, Anita, Melchor, Gaspar y Baltasar.
NARRADOR: En el principio del tiempo ya existía Dios. Y aquel que hizo la palabra estaba con Dios. Dios hizo todas las cosas, nada de lo que existe fue hecho sin el.

NARRADORA: Fue en el sexto día cuando Dios creo al hombre, a su imagen y semejanza hombre y mujer fueron creados y les dio su bendición. “Tengan muchos hijos, llenen el mundo que he creado y gobiérnenlo”.

NARRADOR: Pero mucho tiempo antes de la creación, muy cerca del principio del tiempo, hubo un ángel, criatura de Dios, de belleza incomparable.

NARRADORA: Luzbel tenía por nombre, el de alas muy hermosas y de espada más fina, el de corazón valiente y audacia inigualable. Más de pronto se propuso, no servir más a Dios.

NARRADOR: Y por su falta de lealtad del paraíso fue expulsado. Llamándose ahora Satanás, padre del pecado y sus consecuencias.

PRIMERA PARTE
(Esta escena se desarrolla en el cielo)PRIMERA PARTE.
(Entran tres angelitos tristes y alicaídos)

ANGEL 1: ¡Cuanto trabajo!, los de allá abajo no pueden estar sin nosotros. Que corréle para allá, que corréle para acá. Ya no aguanto.

ANGEL 2: Si, eso de ser ángel de la guarda no es muy cómodo que digamos. ¡Dan ganas de colgar las alas!

ANGEL 3: Y Satanás que complica todo. Donde quiera mete el rabo.

ANGEL 4: Los cuernos dirás.

ANGEL 1: La cola, los cuernos, las patas y todo. Donde quiera que el esta, todo se lo lleva el diablo.

ARCANGEL GABRIEL: (Al entrar escucha la ultima parte del dialogo), ¿Qué formas de hablar son esas para un ángel? Cuida tu lenguaje.

ANGEL 1: Decía que donde quiera que esta Satanás todo se lo lleva el diablo. (Satanás escucha a escondidas).

ARCANGEL GABRIEL: Pero no por mucho tiempo.

ANGEL 3: ¿Por qué?

ARCANGEL GABRIEL: Les voy a contar algo muy importante que cambiara la suerte de los hombres. Algo que va a suceder y que derrotara a Satanás.

ANGELES: ¡CUENTA! ¡CUENTA!

ARCANGEL GABRIEL: ¡Silencio! ¿No hay nada por ahí? ¿Estamos solos?.

ANGEL 1: ¡Cuenta!

ARCANGEL GABRIEL: Es que nuestro patrón, el Señor de los cielos acaba de inventar algo maravilloso. Algo tan grande que ningún ser pudo imaginar siquiera.

ANGELES: ¿Qué? Dinos pronto que inventó.

ARCANGEL GABRIEL: ¿No se lo imaginan?

ANGEL 2: ¡El Internet!

ARCANGEL GABRIEL: No, para eso faltan muchos siglos.

ANGEL 3: ¿El Avión?

ARCANGEL GABRIEL: No, tampoco. No hemos llegado a la era técnica.

ANGEL 1: Ya sé; algo bien grande: ¡la bomba atómica!

ARCANGEL GABRIEL: No, no, ni se imaginan.

ANGEL 4: Pues cuéntalo ya que voy a perder mi angelical paciencia.

ARCANGEL GABRIEL: Escuchen pues. ¿Conocen a María de Nazareth?

ANGEL 1: ¿Maria? ¿Maria? No, no la conozco.

ANGEL 3: Yo si. Es la novia de José. Pero ella no tiene ángel.

ARCANGEL GABRIEL: Es que ella no lo necesita. Es más buena que un arcángel. Es especial, es fuera de serie. Pues verán: hace 9 meses Dios me dijo “Gabriel, va a visitar a Maria de Nazareth.”
(Se apagan las luces y se hace oír música mientras se ilumina la escena de anunciación. Maria recibe al Arcángel Gabriel).

ARCANGEL GABRIEL: Dios te salve Maria, llena eres de gracia, el Señor es contigo. (Maria manifiesta asombro). Maria, no tengas miedo, pues tú gozas del favor de Dios. Ahora vas a quedar en cinta: tendrás un hijo y le pondrás por nombre Jesús. Será un gran hombre al que llamaras hijo de Dios Altísimo. Y Dios, el Señor lo hará rey como a su antepasado David, para que reine por siempre en la nación de Israel. Su reinado no tendrá fin.

MARIA: ¿Cómo podrá suceder esto, si no vivo con ningún hombre?

ARCANGEL GABRIEL: EL Espíritu Santo vendrá sobre ti y el poder de Dios Altísimo descenderá sobre ti como una nube. Por eso el hijo que va a nacer será llamado Santo e hijo de Dios. Para Dios no hay imposibles.

MARIA: Yo soy esclava del Señor, que Dios haga conmigo como me has dicho.

(Terminando el dialogo con Maria se ilumina al narrador, mientras se acomoda Isabel).

NARRADOR: Por aquellos días, partió María a una ciudad de Judá y entrando en la casa de Zacarías, saludó a su prima Isabel.

MARÍA: (Aparece Santa Isabel sentada, se levanta al oír entrar a la virgen María) Dios te salve, Isabel.

ISABEL: Bendita tú entre todas las mujeres y bendito es el fruto de tu vientre. Y ¿de dónde a mí tanto bien, que venga la Madre de mi Señor a visitarme? Bienaventurada tú que creíste que se cumplirían las cosas que te han dicho de parte del Señor.


MARÍA: Mi alma glorifica al Señor, y mi espíritu se alegra en Dios, mi Salvador, porque se ha dignado mirar a su humilde esclava.

(Terminando el dialogo de Maria se escucha música y se vuelve a iluminar la escena anterior del Arcángel y los dos Ángeles y el diablo escuchando sin ser visto).

ARCANGEL GABRIEL: Y de esto ya hace 9 meses. Por lo tanto en este día en la ciudad de Belén, según las tradiciones, nacerá ese hijo de Dios. Dios es un gran inventor. Hoy invento la Navidad.

ANGEL 4: ¡Bravo! ¡Bravo! No lo comprendo, pero me gusta.

ARCANGEL GABRIEL: La Navidad será para todos los hombres como el signo del amor, decir a un hombre ¡Que tengas Feliz Navidad!, será desearle lo mejor, será desearle que ese Niño que hoy nacerá en Belén, nada menos que el hijo de Dios, nazca también en su corazón. Será desearle paz y felicidad. En el futuro las guerras se detendrán ante esa palabra bendita, los soldados dejaran las armas y correrán a abrazar a su enemigo y entonaran cantos de hermandad.

ANGEL 2: ¡Bravo! ¡Bravo! ¡Viva el inventor de la Navidad!

ARCANGEL GABRIEL: Pero ahora nadie conoce la Navidad. Es un producto nuevo lanzado al mercado y es necesario darlo a conocer. Eso es tarea de ustedes.

ANGEL 3: Estaba cansada que pensaba colgar las alas. Además esta aureola me aprieta y me produce dolor de cabeza y luego siento que ando en las nubes… pero no le hace, estoy tan contento que estoy dispuesto a trabajar turno seguido.

ANGEL 1: Iniciaremos una campaña publicitaria. Anunciaremos a todo el mundo el gran estreno. Con luces luminosas en la marquesina de los Cielos, en todos los idiomas a grandes letras y con grandes estrellas diremos. ¡HOY ES NAVIDAD!

ANGEL 2: Personalmente iré a avisar a los grandes e importantes de la tierra. Invitación especial a Bush y para Fox. Avisare a los ricos de Belén para la gran recepción. Les pediré que sus calles se engalanen para este acontecimiento.

ARCANGEL GABRIEL: Momento, momento. La Navidad no es artículo comercial. Nada de publicidad. Solamente avisen a los pobres de Belén. Allí junto a los montes están unos pastores velando. A ellos denles la noticia. Ni los reyes, ni los ricos la entenderían. Unos la usarían para hacer política, otros para hacer negocio.

ANGEL 4: ¿Nada de letreros en el cielo? Aunque sea uno, grande, hermoso, brillante.

ARCANGEL GABRIEL: No

ANGEL 1: Anda Gabriel, aunque sea uno de mil estrellas.

ARCANGEL GABRIEL: No

ANGEL 1: ¿De cien?

ARCANGEL GABRIEL: No

ANGEL 2: ¿De diez?

ARCANGEL GABRIEL: No… ¡Espera! Tienes razón. Hará falta un anuncio en el cielo para unos buenos reyes magos que se pasan la vida mirando al cielo en espera de un signo que les avise que ya nació el rey del mundo, el salvador. Anda, prende una estrella de las grandes y condúcelos hacia acá.

ANGEL 2: Voy volando

ANGEL 3: Y yo iré a ver a los pastores.
(Salen todos y entra Satanás a la escena)

SATANAS: ¡Me lleva el diablo! ¡Me llevan toditos los demonios! Esto si no me lo esperaba. Con este invento la competencia me va a arruinar. Bonito regalo. La Navidad no me conviene. ¿Quién querrá hacer daño a su prójimo, si el mismo hijo de Dios se hace hombre para ser hermano del hombre? ¿Quién admitirá un mal pensamiento siquiera en un tiempo que inspirara paz? Debo hacer algo o aquí acabo mi carrera. ¿Qué haré?, ¿Qué haré?, ¿Qué haré? (Pasea pensando). ¡Ya lo tengo! ¡Por Dios que lo tengo!... ¡Perdón! ¡Por el diablo que lo tengo! Yo haré mi campaña publicitaria. Yo le avisare a los ricos y a los poderosos, haré de la Navidad un articulo de lujo, un articulo de consumo, un signo de placer, de la diversión, de la embriaguez y de las comilitonas. Haré que cuando se diga Navidad, se piense en pavo, sidra, regalos, intercambio, vacaciones, baile. Escribiré Navidad con signo de pesos. A ver quien se acuerda del Hijo de Dios (sale de la escena).

SEGUNDA PARTE

(En escena dos grupos de pastores cuidan sus ovejas junto a un fuego y murmuran o tararean alguna tonada dulce que inspire paz, puede ser algún villancico).

NARRADOR: En esa noche maravillosa en la que vamos a situarnos, viajando con el pensamiento hasta Judea.

BERNARDA: ¡Que hermosa noche! Me gusta velar cuidando las ovejas porque por la noche contemplo las estrellas. ¿Hablaran las estrellas? Yo siento como si cada una de ellas con su brillar me estuviera mandando un mensaje. Siento que me hablan y que su voz pone en mi corazón sentimientos de paz, de tranquilidad. Me hacen feliz.

ISIDRA: Me gusta la noche. Cualquier ruido en el silencio se escucha como una melodía natural y salvaje pero llena de dulzura. Me gusta la música de la noche.

GILA: Me gusta la oscuridad, en ella las llamas de la fogata brillan con una magia que me hipnotiza. ¿No les gustan las llamas? Podría pasarme toda la noche contemplando su danza, su ritmo y su gracia. En el frío de la noche su calor me acaricia. Es bella la noche.

FLORA: ¿Lo han notado? Parece como que esta noche es más bella que las demás. No se por que, pero ciento que esta noche es distinta: mas tibia, más dulce, más luminosa. El aire mismo que respiro huele a miel y a trigo. La siento distinta.

LUISA: Tienes razón, siento que esta noche no es como todas, tiempo después de meterse el sol, el campo aún estaba iluminado como si fuese de día.

BERNARDA: Tienes razón. Yo también lo había notado. Esta noche el sueño no llega a mis ojos. Mi mente y mis sentidos están alertas como si esperaran... esperando… esperando…

ISIDRA: Mi cuerpo cansado del trabajo del día de hoy, no protesta, esta listo, esperando… esperando…

GILA: Mis ojos se apartan de las llamas y penetran la oscuridad buscando otro fuego, otro calor, esperando, esperando…

FLORA: También mis ojos buscan inquietos. Si esta noche es distinta, se respira tanta bondad, es en el cielo donde encontramos la causa.

NÉSTOR: ¡Qué cierto, ni que nada! Ustedes están siempre viendo visiones. Yo lo único raro que he visto es que a mi bote se le acabó el vino desde antes del mediodía, y no se quién habrá sido.

GILA: Miren allí hay una estrella.

BERNARDA: Yo las conozco. Las veo noche a noche, se sus nombres y se su camino. Es una recién llegada. No tiene nombre.

ISIDRA: Y crece.

FLORA: Y se acerca.

BERNARDA: (Alarmado y poniéndose de pie quiere huir). No es una estrella. ¡Corramos! (Todos se ponen de pie).

SARA: ¡Un ángel, un ángel! Miren allá ¡qué hermosura!
LUISA: ¡Qué lindo, lleno de luz!

NESTOR: Que Maravilla (en tono de burla)

ANGEL 3: “Gloria a Dios en las alturas y paz en la tierra a los hombres de buena voluntad”. No tengan miedo. Les traigo una buena noticia que será motivo de alegría para todos: hoy les ha nacido en el pueblo de David un salvador, que es el Mesías, el Señor. Como señal encontraran ustedes al niño envuelto en pañales y acostado en un establo.
(Música de “Gloria a Dios en las alturas”, los pastores caen de rodillas).

LUISA: La mano de Dios ha encendido la noche. La luz ha venido desde el cielo.

SARA: Es el Niño que ha encendido los luceros. Creo en el Salvador, creo en el Niño Jesús.

NESTOR: Me arrepiento de haber sido descreído. Perdóname, Señor mío y Dios mío. Yo en mi ceguera e incredulidad me alejé de mis hermanos, yo que pequé contra el cielo y contra ti, yo que fui soberbio, te pido perdón.

LUISA: Esa estrella nos está indicando el camino a Belén.

SARA: Es una estrella grande y luminosa, sigámosla.

NESTOR: Sí, yo quiero ver, yo quiero tocar, yo quiero cargar en mis brazos al niño Jesús.

LUISA: Es increíble, y sin embargo, ¡es cierto! Vamos a Belén, vamos a ver ese suceso prodigioso que nos ha anunciado el ángel.

NESTOR: Y no volvamos a permitir la duda en nuestros corazones.

FLORA: ¡Vamos pues a Belén a ver esto que ha sucedido y que el Señor nos ha anunciado!
(Hacen signo de irse pero Samuel los detiene)

BERNARDA: Esperen. El ángel dijo que encontraríamos al niño en un establo. ¡Pobrecito! Tendrá frío. Voy corriendo a mi casa por una chamarra de borrego que tengo (se va corriendo).

GILA: Y su madre tendrá hambre. Voy corriendo a casa por unos quesos.

FLORA: Y yo le llevare una buena tela que tengo para pañales.

ISIDRA: Y yo le llevare al padre un poquito de buen vino para que se caliente.

Salen los pastores y entra Satanás)

SATANAS: Parece que llegamos tarde. Ya esos bobos pastores se fueron.

SATAN: Pero ya nos adelantamos al ángel.

SATANINA: Si, fuimos a visitar a los ricos de Belén y pusimos en su corazón el egoísmo.

SANTI: Ese José y esa Maria no encontraran lugar en ninguna casa, ni siquiera en la posada. (Este diablito habla de forma amanerada Jajaja…)


TERCERA PARTE
(Esta escena se desarrolla con el público)

NARRADOR: Cansados de un largo viaje llegan José y Maria que vienen de Nazaret. El censo los ha obligado a trasladarse a la ciudad a la que pertenecían.

NARRADORA: Maria esta próxima a dar a luz. Llegaron de noche y encontraron llenos todos los lugares de hospedaje y se vieron obligados a pedir posada de casa en casa.

JOSE: (dirigiéndose al público y caminando hacia ellos) En el nombre del cielo, os pido posada, pues no puede andar mi esposa amada. (Maria empieza a caminar junto con el)

PUBLICO: Aquí no es mesón, sigan adelante, yo no puedo abrir, no sea algún tunante.

JOSE: No seas inhumano, tennos caridad, que el Dios de los cielos, te lo premiara.

PUBLICO: Ya se pueden ir y no molestar, porque si me enfado, los voy a apalear.

JOSE: Venimos rendidos desde Nazaret, yo soy carpintero de nombre José.

PUBLICO: No me importa el nombre, déjenme dormir, pues que ya les digo, que no hemos de abrir.

JOSE: Posada te pide, amado casero por solo una noche, la reina del cielo.

PUBLICO: pues si es una reina quien lo solicita, ¿Cómo es que de noche anda tan solita?

JOSE: mi esposa es Maria, es reina del cielo, y madre va a ser del divino verbo

(Se regresan al escenario, con poca iluminación, porque es de noche)

NARRADOR: Nadie quiere abrir ni dejarlos entrar a su casa, todos les dicen que no tienen lugar para ellos. Maria y José, tristes, cansados, y con frío siguen su peregrinar.

NARRADORA: Los demonios si que han hecho bien su trabajo.

JOSE: ¿Cómo te siente Maria?

MARIA: No se, pero ya presiento que esta llegando el momento.

JOSE: ¿Qué hacemos? ¿Ir a la posada, allí entre tantos curiosos?

MARIA: Es verdad, seria mejor buscar un lugar sin tanta gente.

JOSE: ¿Dónde sin amigos ni parientes? Hoy parece que a todos los a visitado antes el demonio.

MARIA: ¡Válgame el cielo! Que cosas dices José.

JOSE: no te asustes Maria, era solo una expresión.

MARIA: se hace tarde y creo que hoy mismo va a nacer nuestro hijo. ¿A dónde iremos?

ANITA: Buenas noches peregrinos, ¿puedo servirles en algo?

MARIA: niña ¿Qué haces aquí a esta hora?

ANITA: voy, voy a…

JOSE: vas a tu casa ¿verdad?

ANITA: no tengo casa, señor.

MARIA: ¿y donde vives entonces?

ANITA: no tengo un sitio fijo, y ustedes ¿Dónde van a hospedarse?

JOSE: Todavía no lo sabemos las posadas ya están llenas.

ANITA: Dar asilo al peregrino es un privilegio muy grande… si yo tuviera ese honor.

MARIA: ¿Qué estas diciendo pequeña?

ANITA: Que yo seria muy feliz, si aceptaran mi hospedaje.

JOSE: dices que no tienes casa…

ANITA: Pero yo se a donde ir.

MARIA: ¿Conoces tu algún lugar?

ANITA: Aquí cerquita hay un establo, donde encierran animales, allí duermo, es un lugar muy tranquilo, silencioso y calientito…

JOSE: Pero nosotros ¿podríamos ir?

ANITA: Desde luego invito yo.

MARIA: Gracias, niña. El Señor te recompense.

ANITA: El establo es todo suyo, miren de aquí se ve, yo me marcho tengo prisa…

JOSE: ¿A dónde vas a esta hora?

ANITA: Voy a Jerusalén, es que de un momento a otro va a llegar el Mesías y quiero verlo.

MARIA: niña de mirada limpia, el Mesías te colmara de bienes y alegría. (la besa)

ANITA: Señora, ¿Por qué me ha besado?

MARIA: Por el Mesías, porque ya lo has encontrado.

JOSE: Un niño es siempre una bendición, son lo mas grande y mas bello que hay en la humanidad.

MARIA: Vamos José, ya es tiempo.

(Salen de la escena los tres juntos)

CUARTA PARTE
(Esta escena se desarrolla en el campo)

NARRADOR: Volvamos ahora con Satanás, que debe estar hecho un demonio de coraje.

SATANAS: ¿Por qué me sucede esto a mí? Yo tan bueno, tan guapo. ¡Diablos suatos! Aunque pensándola bien… bonito rey naciendo en un establo, ¡quien se lo va a creer! Bien. Es hora de que metamos la cola y los cuernos. Debemos evitar que los pastores lleguen adorar a ese niño. Debemos evitar que haya Navidad. En cuanto se aparezcan esos barberos les detienen el paso…
(Como hablando con Dios) ¿Pretendías burlarte de mí? Si, como no. Jajaja.

(Se ponen de acuerdo y entra el primer pastor)

SATAN: ¡Hey! Pastor ven acá.

BERNARDA: Perdóneme, Señor, voy de prisa, fíjese que ha nacido un niño en Belén y voy a celebrarlo. El pobrecito tiene frío y esta esperando mi chamarra. Quien quita y hasta me invitan sus papas de padrino. Hasta luego Señor, voy volando. (Este pastor va acompañado de Néstor el otro pastor).

SATAN: Detente me interesa, y ¿Qué es de ti ese niño?

BERNARDA: Pues vera, Señor, no lo entiendo muy bien pero es algo así como un pariente muy cercano… quizás un hermano. Eso ¡Es mi hermanito que ha nacido esta noche!

SATAN: Pues has de estar muy contento. Eso hay que celebrarlo, mira, aquí traigo una buena botella de vino ¿Qué te parece una copita para brindar por el niño?

BERNARDA: Mire señor, tengo mucha prisa…

SATAN: Una copita. A un amigo no se le desprecia. (Le sirve y Samuel toma la copita).

BERNARDA: Bueno una copita no hace mal a nadie. ¡Por el niño!

SATAN: ¡Por el niño! Otra mas y ya. (Se repite la escena y cada vez brindan por el niño hasta que el pastor se queda tirado a un lado del escenario).

SATANINA: ¡Eh! ¿A dónde vas con tanta prisa?

GILA: (Gritando mientras camina) A Belén a ver al niño que acaba de nacer. Llevo unos quesos para su madre. (Esta pastora va acompañada de Luisa la otra pastora)

SATANINA: Ven, (se acerca el pastor). Yo celebro hoy una gran fiesta y te invito a comer.

GILA: Muchas gracias. Otro día será.

SATANINA: Quédate, una invitación no se desprecia. Mira tengo para cenar pavo relleno y bacalao, ensalada de Navidad, ponche, dulces, frutas (Al pastor se le hace agua la boca, se relame los labios y se toca el estomago).

GILA: ¿Y que celebra?

SATANINA: Pues la Navidad.

GILA: Bueno, pero nada mas un taquito ¿eh? (se sienta y empieza a comer).

SATANON: ¡Eh! (dirigiéndose al que pasa).

ISIDRA: Voy de prisa ¿que quiere?

SATANON: Es Navidad, no le gustaría hacer algunos regalos con este motivo. Mira aquí tengo lociones, perfumes, zapatos, juguetes, ropa, aparatos, y ¡una televisión para su mamacita! Ándele, compre lo que quiere. Le doy crédito y me lo pagara durante toda su vida con comodísimos intereses. Compre, compre, la envoltura es gratis. (Deslumbrado el pastor comienza a comprar y a escoger).

SANTI: ¡Ah! Viene otro más.

FLORA: A Belén, a Belén, Todos a Belén. (Esta pastorcita va acompañada de Sara la otra pastora)

SANTI: (Tapándose los oídos). No grites así amiga. ¡NO GRITES! Ay me vas a romper el tímpano. (Gritando el-la también).

FLORA: Es que quiero que todos se enteren.

SANTI: Pero no seas anticuada, ¿Qué no sabes que existe el correo? Ten, aquí hay mil tarjetas de Navidad. Póngase a mandarles a sus amiguis. Aquí hay un directorio telefónico. Mándale a toda la población. Que todos sepan que eres importante y que envías las mejores tarjetas.

FLORA: ¿Y que digo?

SANTI: No te preocupes hombre, las tarjetas están escritas en imprenta. Ya otros pensaron por ti. Ya nada mas pon los domicilios en el sobre, ponles timbres y al correo. ¡Ah! No se te olviden los timbres contra la tuberculosis. (El pastor se pone a escribir como desesperado). ¡Listo! Misión cumplida: al menos estos ya no irán a Belén, ¡Viva la Navidad!

(Salen bailando de gusto los diablos y dejan a los pastores ocupados cada uno con su labor y entran los ángeles).

ANGEL 1: A Belén pastores a Belén. El niño espera. A Belén.

BERNARDA: (Borracho) ¿No gusta una copita?

GILA: No gusta una alita. Perdón los ángeles no pueden comer aves. Seria como un acto de canibalismo. Un poquito de ensalada. Ándele es Navidad.

ISIDRA: Perdone angelito ¿Qué talla es usted? Le gustaría que le regalara un suéter?

FLORA: Señor ángel. No encuentro su dirección en el directorio. Mire aquí tengo una tarjeta para usted. ¿Le importaría si se la entrego personalmente? Para que vea que lo tengo presente.

ARCANGEL GABRIEL: Con mil demonios. Aquí ya metió la cola el diablo. ¿Qué no se dan cuenta?

PASTORES: ¡Claro! es Navidad.

ANGEL 3: Pero así no se celebra la Navidad.

BERNARDA: ¿No? ¿Entonces que seria una Navidad sin vino?

GILA: ¿Y sin comida?

ISIDRA: ¿Y sin regalos?

FLORA: ¿Y sin tarjetas?

ANGEL 4: Eso no es Navidad. ¿No se dan cuenta que fueron victimas del diablo? A el solo le interesa que se embriaguen, que se indigesten, que sean explotados por los comerciantes, que se llenen la cabeza de humo con el falso prestigio de las tarjetas prefabricadas. ¡Eso no es la Navidad! Navidad es la fiesta del amor. Es una fiesta en la que la alegría no se fabrica desde afuera. La alegría nace de dentro, sin vinos, sin regalos, sin comidas, ni tarjetas. Nace del corazón donde antes ha sido puesta por ese Niño que se hizo hombre por amor. La Navidad es el gozo del hombre porque es hijo de Dios. Si quieren celebrarla, celébrenla con un cambio del corazón. Con un abrazo sincero, con un apretón de manos. Si quieren regalar, regálense a si mismos, trabajen por la comunidad, den su tiempo, no su dinero. Navidad es la fiesta intima de la amistad entre Dios que se hace hombre y un hombre que se hace Dios. Eso es la Navidad.

BERNARDA: Tienes razón. Estábamos equivocados. Nos dejamos engañar por las cosas que alejan de Dios y del amor, perdónanos.

FLORA: Ahora si hemos entendido lo que debemos hacer para celebrar la Navidad.

ISIDRA: Nos duele haber hecho lo mismo que tantas gentes que no han descubierto el verdadero gozo de que el Salvador del mundo ha nacido en Belén.

GILA: pastores, que desde ahora nada nos impida descubrir el gran invento de Dios, vamos a Belén.

PASTORES: ¡Vamos a Belén! (Música: Vamos pastores, vamos…)

ARCANGEL GABRIEL: Me da gusto que lo hayan entendido. Sigan aprisa su camino y ya no les hagan caso.
Pero de todas formas ese diablo con cuerpo de tinaco mal reforzado y lomo de retroexcavadora, me va a oír. Si Señor, no dejare que se salga con la suya ese cachalote en veda disfrazado de demonio.

SATANAS: Basta ya de tanta palabrería… pero, que tienes porque tan desanimado, tienes cara de pambazo chapaneco… ¡ha! Ya se… ha de ser porque el pobrecito ha nacido en un establo, debe de tener mucho frío, y tú aquí, Quemándote de puritito ardor. Jajaja

SATAN: Si ustedes nos lo piden nosotros podemos regalarle un poco de calor.

ANGEL 3: ¡Nuestro Salvador no necesita de sus podridos regalos!

SATANINA: Lo decíamos porque el es tan pobre, pero tan pobre y nosotros tan ricos.

ANGEL 1: ¿Qué, queeeeee? ¿Ustedes ricos? Ni guisándolos con especias.

SATANAS: Ya basta, partida de inútiles, como se nota que nunca podrán ser tan inteligentes como yo. Los vencí Gabriel, reconócelo. La navidad de ahora en adelante solo será un negocio, nadie se acordara del niñito Jesús.

(De repente aparece Miguel, los demonios se asustan)

ARCANGEL MIGUEL: Estas seguro, Luzbel, ya se te olvido como fue tu expulsión del paraíso, o ¿quieres que te la recuerde?... y la expulsión también.

SATANAS: ¡Tate quieto Miguelito! Quiero que hagamos un trato.

MIGUEL: Yo no hago tratos con demonios, mucho menos con carnudos tan ma…nchados de rojo.

SATANAS: ¡Déjame que te explique! Dame chancita, no ves que si regreso al infierno derrotado mi mama se va a morir de un paro cardiaco.

MIGUEL: Eso es lo que precisamente no tienes tu, ma…nera de ganarme, defiéndete si eres hombre y demuestra que puedes derrotarme, andale, no seas cobarde.

SATANAS: Aviéntese mi Satanina, mira como te come con los ojos, enrédese con Miguel. Demuéstrale lo que sabes hacer.

(Satanina se le acerca provocativa a Miguel)

MIGUEL: A que diabla tan resbalosa, apártate de mi camino.

SATANINA: No te enojes Miguelito, ¿Por qué no me mitas bien? ¿No crees que sea bonita? O ¿Te parezco muy fea?

MIGUEL: Si viéndola bien, fea lo que se dice fea no eres, bonita lo que se dice bonita… menos. Así que ya no me enredes.

SATANAS: Piensa bien lo que haces, no te vayas a arrepentir. Diablos usen sus espadas y demuestren que somos bien fregones. Denles por donde puedan a estos ángeles ca…ritas de yo no fui.

MIGUEL: Pierdes tu tiempo, prófugo del asador.

MIGUEL: ¡Angelitos del Cielo, Morfosis!

(Inicia la lucha entre el bien y el mal)

SATANAS: (al verse derrotado se arrodilla ante Miguel) Miguel ten piedad entiende mis razones, todo me sale mal. Por una sola vez déjame ganar.

MIGUEL: Ah que diablo tan maricón, mírenlo ahí tirado y llorando, como todos los que hacen el mal. También como todos, tuviste tu oportunidad de arrepentirte y preferiste el mal camino. Señor, Satanás nuevamente ha sido derrotado.

QUINTA PARTE
(Esta escena se desarrolla en el pesebre)

NARRADOR: Como el niño Jesús vino para todos los hombres, los ricos y los pobres, para los que saben mucho y para los que no saben nada. Pobres pastores y ricos sabios se unen para adorarlo.

BERNARDA: venimos a… a ver al niño.

MARIA: ustedes son los primeros, para ustedes la alegría y la paz.

ISIDRA: Gloria a Dios, y bendito seas niño hermoso.

FLORA: Maria, el Señor te guarde por ser la dichosa madre de este niño.

GILA: Yo no se decir nada, pero le ofrezco este pedazo de queso.

MARIA: Gracias, Dios multiplique el amor con el que das al niño tu regalo.

ANITA: Ya vienen, ya están llegando.

JOSE: ¿De que hablas? ¿Quiénes vienen?

ANITA: Los que vienen del oriente, reyes o magos o sabios.

BALTASAR: Dios te bendiga Maria, porque tienes en tus brazos al que es autor de la vida. Mi ofrenda para este niño es mirra de la amargura, porque sufre como hombre el que no tiene pecado.

GASPAR: Maria, la mujer maravillosa que siendo humilde es madre de su Señor. El don que te traigo es incienso, puro como una oración, para el niño que ha nacido bajo la luz de una estrella con un designio divino.

MELCHOR: A ti Maria, la gloria infinita de ser la madre de Dios. Y al niño un poco de oro le ofrezco, sí bien su reino supera todo el mundo y sus tesoros.

(De pie y caminando hacia el publico)

MARIA: Dios bendiga y recompense su bondad.

La Salvación, la alegría y la felicidad entraran hoy mismo en sus casas, pero tendrán que abrir sus puertas al peregrino que no tiene donde descansar un momento, sus ojos para ver a los que sufren, tendrán que abrir sus manos para dar, no lo que te sobra, sino lo verdaderamente tuyo, y sobre todo tendrán que abrir sus corazones para amar sinceramente al que vive sin amor.

(Todos aparecen en escena)

NARRADORA: Esta pastorela no tiene final, porque la función debe continuar, cada uno ahí donde esta viviendo, deberá mostrar su fe.

(Tomándose de la mano)
NARRADOR: Que Jesús nazca en nosotros, que Jesús nos de su paz, y así será mas sincero decir;

TODOS: ¡FELIZ NAVIDAD!

1 comment:

Shabe VB said...

Muchas Gracias por la aportación. Bendiciones.